• LUZ VERDE AL IMPUESTO SOBRE ACTIVOS NO FINANCIEROS
Circulares:

LUZ VERDE AL IMPUESTO SOBRE ACTIVOS NO FINANCIEROS

16-09-2019

El pasado 11 de mayo de 2017 publicamos en nuestra web la Circular relativa a la aprobación por el Pleno del Parlament de Catalunya, en sesión de 26 de abril de 2017, de la Ley 6/2017 del “Impuesto sobre Activos No Productivos de Personas Jurídicas”.

La finalidad principal de la norma se centraba, tal y como avanzamos, en grabar de manera progresiva los activos no productivos en manos de personas jurídicas, así como reducir las prácticas de evasión y elusión fiscal consistentes en trasladar patrimonio de uso personal a estructuras societarias, ocultando titularidades, y 
perdiendo recaudación.

Dicho tributo fue objeto de recurso de inconstitucionalidad, interpuesto el 28 de julio de 2017, por lo que, y de forma acertada, su exigencia quedo en suspenso hasta que nuestro Alto Tribunal resolviera sobre la adecuación a nuestra Constitución de aquel Impuesto, todo ello sin perjuicio de que el devengo, en su primer año, se produjera el 30 de junio de 2017.

El pasado 28 de febrero de 2019 el Tribunal Constitucional resolvió la cuestión mediante Sentencia en la que declaró el Impuesto sobre Activos No Productivos de Personas Jurídicas plenamente adecuado a nuestro marco constitucional, desestimando las pretensiones del Gobierno en su impugnación. Como consecuencia de la Sentencia, el pasado 16 de mayo de 2019 se publicó en el DOGC el Decreto Ley 8/2019, de 14 de mayo, de modificación de la Ley 6/2017, de 9 de mayo, del Impuesto sobre los Activos no Productivos de las Personas Jurídicas.

El Real Decreto pretende dar cumplimiento, “sin más dilación”, a la Ley 6/2017, introduciendo dos modificaciones a la misma: por una parte corrige un error aritmético y conceptual, y por otra, aclara 
cuando no debe entenderse que un bien no se encuentra no afecto.

A mayor abundamiento, el Real Decreto Ley 8/2019, por lo que se refiere a las autoliquidaciones correspondientes a los ejercicios 2017, 2018 y 2019, establece que deberán liquidarse entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre de 2019.

Por lo anterior, teniendo en cuenta que la Ley estableció como fecha de devengo en su primer ejercicio de vigencia -2017- el 30 de junio de 2017, así como el 1 de enero en los siguientes, y que la norma estuvo en 
suspenso hasta el pasado 14 de mayo de 2019, sería altamente recomendable revisar el estado de los activos de las compañías en las mencionadas fechas de devengo.