BDO utiliza cookies de terceros para analizar la navegación en nuestra página web (cookies analíticas). Para más información sobre las cookies que utiliza BDO, puede consultar la Política de cookies Si continúas navegando o clicas “Aceptar”, consideramos que aceptas su uso.
  • VENTAJAS DE SOLICITAR A TIEMPO EL CONCURSO DE ACREEDORES
Artículos:

VENTAJAS DE SOLICITAR A TIEMPO EL CONCURSO DE ACREEDORES

22-01-2020

Sólo en 2019 se declararon en España el nada insignificante número de 4.483 concursos de acreedores. Y, si las previsiones no se equivocan y la desaceleración económica termina convirtiéndose en la anunciada recesión, inevitablemente estos se dispararán.

En este contexto, debe tenerse muy presente que, si bien a priori puede asociarse el concurso de acreedores con el fracaso del proyecto empresarial que consecuentemente conllevará la asunción de innumerables responsabilidades con connotaciones negativas, lo cierto es que solicitar la declaración del concurso de acreedores a tiempo, esto es, en el plazo de dos meses desde que se conoció el estado de insolvencia, conlleva grandes ventajas para la compañía, para la salvaguarda de su patrimonio, así como para su órgano de administración.

Y es que los efectos de la declaración del concurso, todos ellos previstos en la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, tienen como objetivo velar por la viabilidad o continuidad de los proyectos empresariales españoles.

Así, entre las mencionadas ventajas podemos destacar las siguientes:

  1. Por lo común, la compañía insolvente tendrá mayores probabilidades de acceder a financiación bancaria una vez ha sido declarada en concurso de acreedores dado que cualquier inyección de liquidez que se produzca en el marco del concurso tendrá la calificación de crédito contra la masa y, consecuentemente, deberá pagarse de forma preferente al resto de créditos concursales.
  2. Por el mismo motivo, crecerán las posibilidades de contratación con terceros. Y ello porque, los créditos que se generen de las relaciones comerciales que con estos se establezcan, declarado el concurso, se incluirán igualmente entre los créditos contra la masa y porque, los actos realizados por la concursada no pueden ser objeto de la denominada “acción de reintegración concursal”.
  3. Del mismo modo, con el objetivo de fomentar un aumento de la tesorería de la compañía así como de proteger su patrimonio, declarado el concurso, (i) se produce la suspensión del devengo de intereses, (ii) quedan en suspenso los derechos de retención que  terceros puedan ostentar sobre bienes y derechos de la concursada, (iii) se posibilita la resolución de los contratos vigentes con los que no se quiera continuar aunque la otra parte contratante no haya incurrido en incumplimiento alguno y (iv) se suspende el pago de las deudas generadas de forma anterior a la declaración del concurso, que deberán abonarse a su debido momento, dentro del marco de la liquidación o el convenio, y únicamente en la cuantía que resulte posible. Igualmente, el concurso de acreedores va a paralizar las ejecuciones que se dirijan contra el patrimonio de la compañía, no pudiendo iniciarse nuevas ejecuciones y quedando suspendidas las que ya estuvieran tramitándose.
  4. Por último, no podemos olvidar, entre las ventajas que ofrece el solicitar el concurso de acreedores a tiempo, aquellas que van a beneficiar al órgano de administración de la compañía.  En efecto, con una solicitud de concurso interpuesta a tiempo ante el Juzgado Mercantil que corresponda, los administradores sociales evitarán terminar respondiendo con su propio patrimonio de las deudas sociales y que opere la presunción de culpabilidad en la producción del concurso o las consecuencias para ellos establecidas en la Ley de Sociedades de Capital para el caso de que no reaccionen ante una situación de desequilibrio patrimonial como consecuencia de pérdidas.

En definitiva, ante una situación de insolvencia actual o inminente, es más que recomendable solicitar la declaración de concurso voluntario para poder beneficiarse de todas las precedentes ventajas destinadas a facilitar la viabilidad de la compañía. Porque, a veces, esperar hasta el último momento puede conllevar que sea demasiado tarde.