• UNO DE CADA CUATRO DIRECTORES FINANCIEROS DEL SECTOR TECNOLÓGICO CREE QUE LOS PRESUPUESTOS DE IT SERÁN EL PRINCIPAL IMPULSOR DEL CRECIMIENTO EN 2021
Informes:

UNO DE CADA CUATRO DIRECTORES FINANCIEROS DEL SECTOR TECNOLÓGICO CREE QUE LOS PRESUPUESTOS DE IT SERÁN EL PRINCIPAL IMPULSOR DEL CRECIMIENTO EN 2021

01-02-2021

Aproximadamente uno de cada cuatro directores financieros (CFO) del sector tecnológico (24 %) asegura que los presupuestos de IT de las empresas serán el principal impulsor del crecimiento de esta industria en 2021, seguido por el crecimiento económico (20 %) y el aumento de la fuerza de trabajo virtual (14 %), que ha creado tanto nuevos casos de uso para las soluciones de software actuales, como demanda de diferentes tipos de soluciones.

Esta es la principal conclusión extraída de la Encuesta de Perspectivas del Director Financiero del Sector Tecnológico 2021, elaborado por nuestros compañeros de BDO USA, que revela que las compañías tecnológicas necesitarán maximizar el crecimiento de oportunidades, considerar cuidadosamente las fuentes de capital adecuadas, repensar las cadenas de suministro mundiales y hacer ajustes para planificar el futuro del trabajo. Y, aunque la innovación sigue siendo la fuerza motriz del crecimiento (un 59 % de los encuestados tiene previsto invertir más en I+D este año), 2021 se centrará la optimización de costes, según el 18 % de los encuestados.

Con respecto a la crisis económica, en la actualidad el 41 % de los directores financieros del sector tecnológico consideran que están prosperando, frente al 37 % que piensan que están sobreviviendo y el 22 % que están luchando. De aquí a un año, las cifras aumentan al 66 % para los que se ven prosperando, al 20 % los que se ven sobreviviendo y al 14 % los que creen que estarán luchando. Con respecto a la recuperación económica, el 54 % prevé un aumento de los ingresos y la rentabilidad, y el 65 % espera que la economía se recuperare en 2021. 

Si bien es posible que la industria tecnológica en su conjunto no haya sentido los profundos impactos financieros a la baja de la pandemia en comparación con otros sectores de actividad, la crisis mundial sí marcó el comienzo de un punto crítico y un reajuste de la estrategia empresarial. Ya sea acelerando su transformación digital y de la nube o habilitando el acceso remoto al trabajo, tener una infraestructura sólida nunca ha sido más crítico para los clientes y las partes interesadas.

Para satisfacer las nuevas necesidades de los clientes, responder a la demanda y ampliar el alcance de manera sostenible, muchas empresas de tecnología buscarán capital externo o un partner. Aunque el volumen de los acuerdos y las inversiones mundiales disminuyó en 2020, mientras el mercado esperaba comprender todas las repercusiones económicas de la crisis, la tecnología siguió siendo un sector bastante activo.

Los acuerdos entre tecnología y capital privado se han profundizado en los últimos años, siendo el software un objetivo destacado para la inversión. Las compañías de private equity se sienten atraídas por el modelo de ingresos del SaaS, y es probable que veamos un interés continuado tras el aumento del software debido a la pandemia.

Los directores financieros de tecnología consideran que la optimización de los costes (18 %) es el principal impulsor de los acuerdos de M&A de este año en el sector, seguido por la cuota de mercado (17 %), el crecimiento de los ingresos (16 %) y las valoraciones favorables (14 %). En otras palabras, habrá una amplia gama de potenciales acuerdos en 2021, ya que las oportunidades abundan en el sector. Los compradores estratégicos y financieros deben esperar seguir pagando una prima alta: el 42 % de los directores financieros de tecnología esperan que las valoraciones aumenten durante este año.

Con respecto al capital riesgo, las oportunidades de acceso a la financiación que ofrece a las empresas de tecnología pueden ser particularmente valiosas a medida que la industria navega por esta recuperación económica sin precedentes y desigual.

Optimización de la cadena de suministro

Los cierres, la escasez y las tensiones comerciales desafiaron las cadenas de suministro de la industria tecnológica en 2020. Como resultado, ganar fiabilidad y aumentar el valor de la cadena de suministro será una estrategia crítica para 2021. La transparencia y la agilidad resultaron ser un factor decisivo para muchas empresas, al igual que la capacidad de acceso a las materias primas, la producción por turnos, ajustar los pedidos de inventario y la entrega a tiempo se interrumpió en todos los niveles.

Las empresas de tecnología ejecutaron medidas inmediatas para optimizar y desbloquear más ventajas a través de cada eslabón de la cadena de valor. Para muchos, esto se incluye con un perfil completo de riesgos potenciales, invirtiendo en tecnología para una visibilidad de extremo a extremo y creando más flexibilidad en el abastecimiento y los proveedores.

Es por ello por lo que el 49 % de los CFO del sector está llevando a cabo una evaluación de los riesgos de la cadena de suministro, un 46 % está invirtiendo en tecnología de la cadena de suministro y un 45 % está identificando proveedores alternativos o de reserva.

Optimización de la fuerza de trabajo

La industria tecnológica continúa liderando la carga en la imaginación y anticipación, probando y pilotando cómo es el futuro del trabajo. En 2020, meses después de la transición hacia el trabajo a distancia, varias compañías importantes de tecnología en Estados Unidos anunciaron que ofrecerían una opción de conexión remota permanente a sus empleados. Pero solidificar un control remoto no es la única estrategia de fuerza de trabajo para 2021. Más bien, las empresas de tecnología necesitarán invertir para fomentar una cultura saludable que premie la diversidad, la innovación y colaboración, mientras se optimiza tanto el tamaño como la habilidad.

En este sentido, de los CFO entrevistados, el 42 % aumentará el gasto en su departamento de Recursos Humanos y Talento este año; el 30 % aumentará las opciones de trabajo a distancia para todos los profesionales; el 16 % asegura que manejar una fuerza de trabajo parcialmente remota será el principal desafío laboral; el 35 % darán prioridad a la diversidad y la inclusión; el 12 % esperan recibir mayor presión de las partes interesadas en torno a Diversidad e Inclusión, y el 28 % considera que la pandemia mejoró la cultura y la unidad de la fuerza de trabajo.