• CHECKPOINT: REDUCCIÓN DE OBLIGACIONES DE DOCUMENTACIÓN-MODELO FOV NORMALIZADO
Artículos:

CHECKPOINT: REDUCCIÓN DE OBLIGACIONES DE DOCUMENTACIÓN-MODELO FOV NORMALIZADO

19-06-2019

Cuando la dirección de la empresa tiene una razonable certeza de que las políticas aplicadas en las operaciones vinculadas cumplen el principio de valor de mercado, las obligaciones de documentación de precios de transferencia pueden ser vistas como una carga administrativa y onerosa importante.

En estos casos, para entidades de reducida dimensión que cumplan determinadas circunstancias, es posible cumplir las obligaciones de documentación de una manera sencilla y a la vez evitar las sanciones establecidas en la Ley del Impuesto sobre Sociedades por incumplimiento de documentación. Esto se consigue con la presentación del Formulario de documentación específica de operaciones con personas o entidades vinculadas (Modelo FOV). Con la presentación del Modelo FOV se cumplen las obligaciones formales de documentación establecidas en el artículo 18 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades y se evitan las sanciones por falta de documentación o documentación incompleta, que suponen cómo mínimo 4.000 € por cada operación vinculada, en un escenario normal.

A continuación, comentamos el autoanálisis para evaluar si una empresa puede utilizar esta alternativa:

  • El primer paso comprobar si la empresa presenta una cifra de negocios inferior a los 10 millones de euros y, por tanto, es considerada de reducida dimensión (artículo 101 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades).
  • Una vez confirmado lo anterior, el segundo paso es confirmar si pertenece a un grupo de sociedades, o que pueda entenderse como grupo mercantil según el artículo 42 del Código de Comercio. Una vez confirmado, se deberá confirmar que la cifra de negocios del conjunto de entidades pertenecientes a ese grupo es inferior a los 10 millones de euros.

¿Qué pasa si se trata de dos empresas vinculadas pero que no forman parte de un grupo de sociedades?

La ventaja en la carga fiscal aplica igualmente.

¿Qué información incluye el Modelo FOV?

Este modelo incluye la información resumen de las operaciones vinculadas que el contribuyente ha llevado a cabo durante el ejercicio fiscal. La información que debe ser consignada es el tipo de operación, el método de precios de transferencia utilizado y el rango de mercado.

Si bien esta información es similar a las obligaciones de documentación simplificada (para entidades pertenecientes a grupos con una cifra de negocios menor a 45 millones de euros), optar por este modelo normalizado tiene la ventaja de que no existe la obligación de incluir de manera recurrente el análisis de comparabilidad y económico, ni tampoco el identificar los comparables utilizados para comprobar la política de precios de transferencia. En este sentido, el Modelo FOV sólo requiere incluir el rango de valores que justifica el cumplimiento de valores de mercado.

Por tanto, al momento de la presentación del Modelo FOV se requiere la realización de un análisis ejecutivo de comparabilidad y económico, informando sólo el rango de mercado resultante de dicho análisis, sin necesidad de aportar todo el análisis descriptivo de la identificación de comparables y de los cálculos económicos y estadísticos.

Dado que sólo se exige un rango de valores, ¿no es necesario un análisis de comparabilidad?

Recordemos que, en teoría, toda operación vinculada debe contar con una política de remuneración antes de ser realizada. Es decir, la definición de qué política aplicar (por precio o por margen) en una operación vinculada debe de ocurrir antes de la operación vinculada en sí misma (registro contable). Esto implica que antes de realizar una operación vinculada la dirección de la empresa debería de haber realizado un análisis de comparabilidad y económico inicial que sirvan de base para la definición de la política y que éste concluya en un rango de referencia que justifique el cumplimiento de la política con el principio del valor de mercado. Por ello, el documento normalizado no exige esta información; se presupone que en la práctica la dirección cuenta con ella.

En el caso de que no exista, antes de presentar el Modelo FOV sugerimos realizar un análisis de comparabilidad y económico ejecutivo para realizar la presentación de este modelo. De lo contrario no se contará con la información mínima necesaria para determinar datos obligatorios del documento normalizado (p.ej. el rango de mercado).

Entonces, ¿si es necesario un análisis económico?

Dependerá de la información con la que cuente el contribuyente. La casuística es amplia y las ventajas aplican en la mayoría de los casos. Pero lo más importante, es determinar si la información presentada está alineada con las prácticas de precios de transferencia y de los rangos conocidos por la AEAT.

De no contar con un análisis económico ejecutivo sugerimos el desarrollar uno, de manera interna o externa, que sirva para determinar un rango de mercado razonable que justifique la aplicación de una política de remuneración para la operación vinculada.

Es relevante tomar en cuenta que una vez realizado un análisis económico este puede ser utilizado por más de un ejercicio si las circunstancias económicas no han variado.

En el caso de una inspección, ¿me pueden pedir más información?

En el proceso de una inspección la Administración Tributaria (AEAT) puede requerir toda la información que sea conveniente para el procedimiento de comprobación. Por ello es posible que pueda pedir la información soporte que justifique el rango de mercado informado en el Modelo FOV, y junto con ello evaluar el análisis de precios de transferencia realizado (análisis de comparabilidad y económico). Es importante tomar en cuenta, que la información sustancial debe estar disponible, aunque ésta no tenga el contenido establecido en el Reglamento del Impuesto sobre Sociedades para la documentación de precios de transferencia específica o simplificada.

¿Cuándo tengo que presentar el Modelo FOV?

Se tiene que presentar antes de la presentación del Modelo 200 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, porque una vez presentado se genera un código que debe de ser consignado en el Modelo 200.

¿Este anexo también se puede utilizar cuando tengo operaciones con paraísos fiscales?

No, las obligaciones de documentación de las operaciones vinculadas con entidades residentes en paraísos fiscales no sólo están reguladas en el artículo 16 de la Reglamento del Impuesto sobre Sociedades, sino también en el artículo 37.

¿Cuál es el ahorro para el contribuyente?

El principal ahorro es el evitar sanciones por no tener disponible la documentación de precios de transferencia y tener que desarrollarla con la urgencia de plazos en una inspección. Estimamos que el ahorro directo (por no incurrir en sanción formal) es de 4.000€ por una operación y 3.000€ por las siguientes operaciones en un mismo ejercicio fiscal.

Si se asume que normalmente el periodo mínimo de comprobación es de dos años y que una empresa ha realizado un mínimo de una operación vinculada, el ahorro directo sería de 8.000€ aproximadamente. Este importe de ahorro se multiplica por cada operación adicional, es decir, si una empresa realiza dos tipos de operaciones con dos tipos de metodologías, en el mismo ejemplo el ahorro mínimo aproximado sería de 14.000€ de sanción directa. Además, una reflexión importante es el ahorro en los honorarios de asesores que participen en el desarrollo urgente de este tipo de documentación.

Por otro lado, también está el ahorro fiscal indirecto. Con el cumplimiento de este modelo se evitan las sanciones adicionales en el caso de que existan correcciones en el proceso de comprobación. Es decir, que se podrían evitar sanciones formales de hasta un 50% del importe de la operación vinculada o de un 1% de la cifra de negocios de la empresa, dependiendo del caso.

De acuerdo con nuestra experiencia en inspecciones recientes, los precios de transferencia ya son un área que los inspectores han incluido en su ámbito de revisión ordinaria. Por tanto, la presentación del documento normalizado representa no sólo un ahorro de costes de cumplimiento para los contribuyentes, sino también una salvaguarda de riesgos por sanciones formales y de valoración.