CLAVES EN EL PROCESO DE SALIDA A COTIZACIÓN DE UNA SOCIMI

La figura del auditor resulta clave en la gestión de una socimi, ya que sobre él recae parte de la responsabilidad de proveer a los accionistas, inversores, financiadores y organismos supervisores, del confort sobre la información financiera generada por la entidad que resulte suficiente para el adecuado desarrollo de su actividad, no solo desde el momento de su constitución e incorporación a los mercados regulados, sino en cada transacción que se lleve a cabo en el desarrollo de su negocio.

El equipo de auditoría colabora con el equipo gestor de la Socimi en distintas fases o situaciones del día a día y también en momentos críticos y operaciones especiales, procesos de salida a cotización, o cuando la dirección o los gestores de la socimi estén localizados fuera de España.

Asimismo al tratarse las socimis de vehículos regulados que, por tanto, deben responder ante inversores y organismos supervisores, resulta clave valorar la independencia del auditor y también el grado de especialización y conocimiento de un sector como éste, a fin de cubrir todas las necesidades de información de una socimi: las emisiones de comfort letters en operaciones de mercados de capitales, valoración de activos (RICs), Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS) y fiscalidad inmobiliaria.